Bichos por doquier, bichos en el suelo

El suelo, tal como lo vemos, es mucho más que una simple capa de tierra u hojas. En él ocurren sin fin de procesos mediante los cuales la materia orgánica se descompones y como consiguiente, el suelo cambia de textura, composición, color, olor, etc. También es un tipo de hábitat que funciona como hotspot de biodiversidad, sobretodo para organismos muy pequeños, lo que quiere decir que es un sitio en donde los diferentes mecanismos de especiación han dado origen a muchas especies diferentes a través del tiempo  (Băncilă y Plăiaşu, 2009).

Todas estas especies tienen un papel prácticamente único en el desarrollo de diferentes procesos ecológicos. Sin embargo, Mucha de esta diversidad es aún desconocida y cada año, al momento de analizar muestras de hojarasca o suelo, aparecen nuevas especies para la ciencia. Así, aunque la labor de los edáfologos, ecólogos y otros científicos tiene décadas de existencia, aún nos falta mucho por conocer acerca del guión de la película y sus protagonistas.

Una de las formas más eficientes en que es posible tomar muestras de los organismos del suelo, en especial de los invertebrados, es la utilización de trampas de caída o pitfall; en arañas son un método muy socorrido  para inventarios faunísticos y estudios ecológicos (Cardoso et ál., 2008). Básicamente, se trata de botes con líquido al fondo, que son enterrados y cuya boca queda a nivel del terreno.  así, los organismos que van pasando, caen dentro y quedan conservados y listos para su examinación. Sencillo, ¿no?

Sin embargo, hay muchas consideraciones que hacer, por ejemplo ¿no son demasiados los animales que caen en las trampas?, o ¿qué pasa si yo busco ácaros o escarabajos pequeños y sólo caen lagartijas y salamandras que las destruyen? Además, no queremos que mueran animales innecesariamente. Para evitar esas situaciones indeseables se utilizan diferentes diseños de trampas, que son variaciones del diseño básico. Una de las características que más influyen en el tipo de organismos que caen en las trampas es el tamaño de la boca del frasco. En el caso de las arañas, Brennan et ál. (1999) diseñaron un experimento para definir cuál era el mejor tamaño de abertura de la trampa. Contaron el número de organismos y de especies diferentes que caían en cada tamaño de trampa (diámetros de 4.3, 7.0, 11.1 y 17.4 cm) y dispusieron 15 trampas de cada tamaño. Después de identificar y contabilizar las capturas, aplicaron algunos estadísticos para discernir las diferencias importantes entre capturas. Sus resultados confirmaron algo intuitivo: a mayor diámetro de la abertura de las trampas, mayor número de individuos capturados y mayor número de especies diferentes. Así, las trampas más eficientes fueron las de diámetros de 11.1 y 17.4 cm. Sin embargo, una medida así ¿no es suficiente para que caiga una pobre ranita, un ratón o una musaraña? Los autores del estudio sugieren no utilizar las tranpas de mayor tamaño, pues con las de diámetro de 11.1 se obtienen muy buenos resultados, útiles para cuestiones de monitoreo y conocimiento de las comunidades de artrópodos del suelo.

Por mi parte, y en miras a un próximo estudio de arácnidos en las faldas del Cofre de Perote, decidí ensayar unas trampas de caída, buscando unas con relación óptima entre precio, tamaño y tipos de bichos que atrapa.  Sólo emplée trozos de plástico de desechos, un bote de plástico de 1 l, 1 tarro de 250 ml, un embudo de plástico, navaja y segueta.

¿Les gusta el resultado final? Tengo evaluando las trampas dos semanas, y me he encontrado cosas interesantes. espero pronto poder compartir mis hallazgos.

Si quieren  algunos tips para elaborar trampas de caída, comenten, armaré un post si les interesa.

Referencias

Băncilă, Raluca Ioana y Plăiaşu, Rodica. (2009). Sampling efficiency of pitfall traps and winklr extractor for inventory of the harvestmen (Arachnida: Opilionidae). Travaux de L’Institut de Speologie “Emile Racovitza” 47, 59-67

Brennan, K. E. C., Majer, J. D., & Reygaert, N. (1999). Determination of an optimal pitfall trap size for sampling spiders in a Western Australian Jarrah forest. Journal of Insect Conservation 3, 297-307.

Cardoso, P., Crespo, L. C., Carvalho, R., Rufino, A. C., & Henriques, S. S. (2009). Ad-Hoc vs. Standardized and Optimized Arthropod Diversity Sampling. Diversity 1, 36-51. doi:10.3390/d1010036. http://www.mdpi.com/1424-2818/1/1/36

About these ads