De bichos endémicos y cosas peores

Porcellio scaber, una de las típicas cochinillas de la humedad (Fuente: wikipedia)

Como bichólogo, poco animales puedo imaginarme que sean más humildes que las cochinillas, esos graciosos crustáceos del orden Isopoda. Tengo gratos recuerdos de ellas, ya que desde siempre me ha fascinado su vida, entre la tierra y la humedad, absolutamente tranquilas. Fue grande mi sorpresa cuando al documentarme para abordar algunos aspectos de la biota típica de las zonas áridas de México, me encontré con las cochinillas dulceacuícolas del géneroThermosphaeroma, seres que se perfilan grandiosos y a los que espero poder conocer in vivo en alguna ocasión. 

Thermosphaeroma thermophilum, un pariente cercano de T. dugesi. Es una especie protegida en los E.U.A. Autor: Joel Sartore, todos los derechos reservados

Este género pertenece a la familia Sphaeromatidae,  la cual está integrada por otros 95 géneros, de lo que sólo Thermosphaeroma tiene especies que viven exclusivamente en manantiales termales. La distribución de este género también es interesante, desde un punto de vista biogeográfico: está restringido al Desierto Chihuahuense, con una especie en Texas y siete especies en el Norte y Centro Norte de México. De estas especies, T. dugesi es la que se encuentra más al sur, y sólo se ha reportado en el manantial de Ojo Caliente, en la ciudad de Aguascalientes, que suele tener una temperatura de 35ºc, lo cual al parecer es esencial para la sobrevivencia del esquivo isópodo. El conocimiento de esta especie no es reciente: fue descubierta por biólogo francés Adrien Dollfus, quien publicó su hallazgo en el Boletín de la Sociedad Biológica Francesa a finales del siglo XIX   (Dolffus, 1893). Posteriormente, Cole y Bane (1978) definieron a T. dugesi como la especie tipo del género.

Distribución de las especies de Thermosphaeroma. Cabe destacar la distribución tan restringida de todas las especies del género. Fuente: Schotte (2000)

Recientemente, Arturo Rocha-Ramírez y colaboradores de la UNAM resumieron el conocimiento de esta especie en su revisión de los isópodos acuáticos epicontinentales de México (Rocha-Ramírez et ál., 2009). Destaca la problemática de conservación de esta y al menos otras 42 especies de cochinillas acuáticas, que se consideran microendémicas y no se incluyen en la NOM059, pese a estar enlistadas en alguna categoría de riesgo por la IUCN. En particular, la especie hidrocálida es considerada como en  crítico peligro de extinción. A mi parecer, la situación es alarmante, ya que todo indica que desde mediados del siglo XX no hay alguien interesado en conocer el estado de la población de este pequeño habitante de las aguas termales de la ciudad de Aguascalientes (Instituto de Biología, UNAM, 2012). Así, por su particular estilo de vida y por conocerse sólo de la localidad tipo, lo más probable es que T. dugesi esté condenada a una extinción inexorable. Ante este panorama , Arturo Rocha-Martínez menciona que la difícil situación actual de este grupo se debe “en parte a la falta de estudios por parte de investigadores mexicanos que incluyan a los isópodos en los listados de fauna epicontinental, pero por otra parte a la falta de personal capacitado en las agencias oficiales mexicanas que puedan entender y procesar información que está disponible hace más de 10 años”.

Ilustraciones de la descripción original de T. dugesi. Fuente: Dollfus (1893)

Esto me lleva a preguntarme  ¿existe algo más frustrante que ver cómo una especie que solamente existe en un sitio muy particular va perdiendo terreno frente a las perturbaciones de su hábitat originadas por el ser humano? Por un lado, sé que las personas que habitan ahí tienen que alimentarse y vivir de algo, y esas actividades casi siempre causan impactos negativos en las poblaciones de esas especies endémicas, pero por el otro, existe el riesgo de perder una especie única, un patrimonio de la humanidad que pudiera debido a planes equivocados o falta de planeación . Pero más allá de una especie, el ecosistema al que pertenece es el que verdaderamente se encuentra en peligro. Ahí es en donde, como resultado de las condiciones bióticas y abióticas particulares de ese sitio, han surgido seres tan ejemplares como el que da razón a este post . Pese a muchas cosas, considero que generalmente se pueden plantear estrategias para equilibrar la subsistencia de una comunidad y de la especie con problemas de conservación. Sin embargo, encuentro dos serios agravantes a un problema así:

  1. Cuando, más allá de los intereses de subsistencia, existen intereses mayores, como los de grandes empresas o los de desarrolladores inmobiliarios o turísticos.
  2. Cuando la especie en cuestión es ignorada o conocida marginalmente, esto es, no se sabe mucho de su historia natural, y peor aún, no existe interés por la especie.

Desgraciadamente, este panorama es un lugar común en México y no sólo en las zonas de vida pululante, en esos bosques y selvas tan amenazados. Existen numerosos casos de pérdida de especies raras o endémicas, y peor aún, de ecosistemas y hábitats únicos e increíbles en las zonas áridas de México, en donde, como puede verse, la situación es más que alarmante…

Queda muchas preguntas en el aire: ¿se puede hacer algo?, ¿quién debe hacerlo? Considero que es una labor múltiple: debe involucrarse a quienes generan la información básica, a quienes saben acercarla al gran público y a los tomadores de decisiones en gobierno y empresas. Espero comentarios.

Referencias

Cole, G. A. y C. A. Bane. (1978). Thermophilum subequalum, n. gen., n. sp. (Crustacea: Isopoda) from Big Bend National Park, Texas. Hydrobiologia 59:223-228.

Dollfus, A. (1893). Sphaeroma dugesi, nouvelle species. Bulletin de la Societe Zoologique de France 18,115.

Instituto de Biología. Sphaeroma dugesi Dollfus, 1893 – IBUNAM:CNCR:CR15916″. UNIBIO: Colecciones Biológicas. Universidad Nacional Autónoma de México. Disponible en: <http://unibio.unam.mx/collections/specimens/urn/IBUNAM:CNCR:CR15916. > Consultado: 2012.III.17

Rocha-Ramírez, A., F. Álvarez, J. Alcocer, R. Chávez-López y E. Escobar-Briones. (2009). Lista anotada de los isópodos acuáticos epicontinentales de México (Crustacea: Isopoda). Revista Mexicana de Biodiversidad 80, 615- 631.

Schotte, M. (2000). Thermosphaeroma mendozai, a new species from hot springs in Northern Chihuahua, México (Crustacea: Isopoda: Sphaeromatidae). Proceedings of the Biological Society of Washington 113, 989-995.